Background Image

La oportunidad ciudadana
de fortalecer la democracia
Semana 3

Post Image
27 Abr

La oportunidad ciudadana de fortalecer la democracia


El próximo 4 de junio se celebrarán elecciones a gobernador en tres estados: Estado de México, Coahuila y Nayarit. Estos estados han fungido desde hace décadas como laboratorios políticos previos a la elección presidencial y esta vez no serán la excepción.

El partido en el poder (PRI) en estos tres estados goza de desprestigio, casos gravísimos de corrupción, sumándole una imagen del poder ejecutivo federal desgastada.

El Estado de México es el bastión político del PRI desde hace décadas, se tiene pronóstico reservado debido a que la elección está dividida en tercios por Alfredo de Mazo, candidato del PRI, Josefina Vázquez Mota del PAN y Delfina Gómez de Morena, abanderada de un partido que está creciendo significativamente y podría dar la sorpresa en esta elección y la del próximo año.

De acuerdo con la última encuesta pública de Reforma, el 78% de los mexiquenses considera que debe de cambiar el partido en el gobierno. Los ciudadanos mexiquenses tienen una oportunidad histórica, tienen en su poder del voto ser los artífices de la primera alternancia en esa entidad que tiene una economía enorme y a la vez municipios pobres, esto atribuido a malos manejos de sus administraciones. Ganar este estado significa un bono de poder significativo para 2018 para el partido que resulte victorioso.

Coahuila es otro de los estados en los que se elegirá gobernador. Esta entidad al igual que la anterior es un bastión importante para el PRI, ya que nunca ha habido alternancia. Resalta a nivel nacional por los casos de corrupción de Humberto Moreira, el escándalo de deuda pública disparada por más de 30 mil millones de pesos en cinco años de gestión y violencia. Los candidatos son Guillermo Anaya, candidato por la Alianza Ciudadana (PAN, UCD, PES y PPC), Miguel Ángel Riquelme por la Coalición por un Coahuila seguro (PRI-PVEM- Nueva Alianza y otros partidos locales).

Y por último, el estado de Nayarit, aquí el partido en el poder buscará retener el poder que recuperó en 2005, tras perderlo por la alianza PAN-PRD en 1999, con Antonio Echevarría.

Hoy la historia se repite con una nueva alianza PAN-PRD, en la cual el abanderado Antonio Echevarría García, hijo del ex gobernador que logró junto con la ciudadanía nayarita la primera alternancia del gobierno en este estado. El otro candidato es Manuel Cota, abanderado del PRI, quien ya ha sido presidente municipal de la capital. El pronóstico que se tiene es que será una elección entre los candidatos del PRI-PAN, con amplias probabilidades de una alternancia.

El PRI se encuentra desgastado por el ejercicio del poder pero sobre todo por sus escándalos de corrupción y tener al frente de la impartición de justicia a un ex fiscal con vínculos con el narcotráfico, capturado por las autoridades estadounidenses. Este hecho, así como lo de los estados mencionados con anterioridad demuestra la fragilidad del estado de derecho mexicano. Se necesita fortalecer la democracia. A mayor democracia menor corrupción.

Una vez más los ciudadanos tienen la oportunidad histórica de ser partícipes en la construcción de nuevas formas de gobernar (más transparentes y eficaces) y fortalecer la democracia. Hoy gracias a las herramientas de tecnología cívica estamos mejor informados y comunicados. Sin embargo aún queda mucho por construir desde las democracias locales para disminuir el índice de corrupción en los gobiernos del país.