Background Image

La violencia
¿Un hecho de género?

Post Image
11 May

La violencia ¿Un hecho de género?


La violencia de género, un hecho que afecta a las mujeres y atenta contra su integridad, dignidad y libertad, es un tema que en los últimos años ha superado su dimensión privada pasando a ser considerada como un atentado hacia la propia sociedad. En este marco converge la violencia feminicida, descrita como la forma extrema de violencia la cual puede culminar en homicidio y otras formas de muerte violenta.

En los últimos años las muertes adjudicadas a la violencia de género han aumentado de manera alarmante, sin embargo las medidas y acciones que ha tomado el gobierno siguen siendo enfocadas en atención a víctimas, funcionando únicamente como un parche y no como remedio al problema; atendiendo a consecuencias y no a las causas. Parece ser que se trata de un tema mediático utilizado para legitimar su gobierno, o bien, para ganar votos.

Tal es el caso de las propuestas de campaña de los actuales contendientes a la gubernatura del Estado de México, que va desde la creación de albergues para mujeres víctimas de violencia, transporte y salario rosa, hasta la creación de una secretaría de la mujer. Siendo medidas poco valiosas para erradicar el problema.

Aunado a esto, es lamentable que las víctimas de violencia se vean envueltas en suposiciones gracias a que su identidad queda desprotegida, lo que deriva en que la difusión de un caso de violencia de género conlleve a una segunda victimización, en muchos casos facilitando el acceso a datos que pudieran interpretarse como justificación de la acción violenta.

Sin embargo, el problema abarca un escenario aún mayor y nos lleva a pensar ¿Qué pasa con los cientos de cuerpos encontrados a las orillas de las carreteras, terrenos baldíos y UNIVERSIDADES? Las acciones encaminadas a frenar la violencia generalizada no deben visualizarse únicamente desde la trinchera de violencia de género, sino que deben propagarse y actuar para erradicar la delincuencia y violencia que todos los ciudadanos vivimos día con día y que aumenta de manera inquietante. No deben considerarse como hechos aislados, sino como un asunto que debe ser prioridad para los gobiernos, cumpliendo con su papel de garantizar la seguridad a los ciudadanos.

La exención del gobierno en torno a la violencia evidencia que la creación de nuevas leyes y la definición de nuevos mecanismos de protección no sean siquiera un mínimo suficiente para erradicar el problema. Si no se avanza en la revisión integral de la normatividad actual, si no se eliminan los estereotipos de género y si no se acompañan las acciones institucionales de procesos sociales, la violencia generalizada continuará.